Vivir con consciencia ¡Todo un cambio de vida!

La práctica de Mindfulness supone todo un cambio de vida

En este primer post del blog quiero compartir contigo cómo mindfulness me ha ayudado a reducir el estrés y la ansiedad y me ha permitido llevar una vida consciente y conectada.

Para ser “correcta”, quiero empezar haciendo una definición de lo que es mindfulness (o atención plena).

 No soy muy fan de las definiciones, porque soy más de experimentar y de que cada una encuentre las palabras que más se ajustan a lo que siente, pero voy a ello…

¿Qué es mindfulness o atención plena?

Mindfulness es el estado de consciencia que surge de prestar atención al momento presente de una forma “muy especial” …. Y ahí va lo bueno:

  • Momento a momento: esta es una cualidad realmente especial… Entenderás que en un día hay millones de momentos, pues eso es justamente. ¡¡¡ A cada momento!!!
  • Con amabilidad y sin juicio: esta sí que es potente. Relacionarse de una forma amable y con cero crítica hacia todo lo que va sucediendo…
  • Conociendo la naturaleza de nuestra mente de reaccionar automáticamente: uno de los mayores beneficios que me ha aportado sin duda es a saber y conocer el estado de mi mente y sus mecanismos únicos para hacerme la vida imposible en muchas ocasiones.

Ya te digo que no soy muy fan de definiciones, pero era “estrictamente necesario” que alguien que se dedica a llevar los beneficios de la atención plena a la vida de otras personas, no empezase así su blog…

Cómo la práctica de mindfulness ha cambiado totalmente mi vida

Especialmente quiero compartir hoy contigo en las que la práctica de mindfulness ha mejorado sustancialmente mi vida:

  1. Aprender a escuchar mi cuerpo (ese gran olvidado): sufría de dolores de cabeza recurrentes, gastritis, tensión muscular, reglas irregulares… y jamás nunca paré para escuchar y observar lo que estaba sucediendo.(Más bien lo tapaba con fármacos y otras soluciones externas).

  2. Aprender a conocer la naturaleza de mi mente y las jugarretas que me juega a veces (de verdad a veces pienso que va por su cuenta ;)).

  3. Aprender a conectar con mis emociones como fuente indiscutible de sabiduría interna (no tapar, no esconder, no fingir… ¡¡es tan liberador!!

  4. Empezar, a una cierta edad ya, a practicar el autocuidado: esto sí que sí ha sido una mejora asombrosa; escucharte y atender tus propias necesidades (corazón). ¡Conectar conmigo!

  5. Desde esa conexión propia, conectar con los demás: mis relaciones se volvieron más amables, atentas, cercanas y próximas. Quizás en gran parte porque dejé atrás muchas creencias y miedos (esto da para un post completo y prometo que te lo cuento con detalle).

  1. He aprendido a dejar atrás el rencor y resentimiento de haber crecido de tal o cuál forma para hacerme responsable de mi propio camino.

  2. Dejar de buscar las respuestas fuera, para mirar siempre dentro, convirtiéndome de esta forma en mi propio guía.

  3. Y lo que yo llamo los 5 grandes: calma, tranquilidad, atención, concentración y foco en lo que haces y en la forma en la que desenvuelves en la vida.

Y todo surgiendo de un acto simple pero no sencillo, aprender a darse cuenta de lo que sucede en el momento presente.

¿Has practicado alguna vez mindfulness? ¿Añadirías algún otro beneficio de la práctica? ¿Hay alguna otra dificultad presente hoy en tu vida que tienes duda de si podría ser abordada de este enfoque?

Me encantará leerte tus respuestas e ideas en comentarios.

Un abrazo

Sol.

Close

50% Complete

Two Step

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.